CUÍDATE DE LAS MANCHAS OSCURAS DE LA PIEL ESTE VERANO

FOTO CHICA SOMBRILLA

Como todos sabemos, la exposición solar da lugar a múltiples problemas estéticos, desde la quemadura solar a las hiperpigmentaciones y el fotoenvejecimiento de la piel.

Mucha gente tiene la idea de que los problemas de la piel inducidos por daño solar afectan particularmente a las pieles muy claras porque producen menos melanina (lo cual es cierto) pero los fototipos de piel oscura son, de hecho, más susceptibles de sufrir alteraciones de hiperpigmentación y discromías. La explicación es bastante sencilla, las pieles oscuras tienen todos los elementos para producir más melanina y cualquier desajuste de estos elementos puede causar una síntesis excesiva de melanina que llevaría a la formación de manchas oscuras en la piel, melasma o color de la piel desigual.

Los tipos de hiperpigmentación por exposición solar más comunes son:

MELASMA:

Manchas difusas de color marrón que aparece en principio como resultado de cambios hormonales pero que se intensifican y se hacen visibles tras la exposición solar crónica.

LENTIGO SOLAR:

Mancha oscura bien definida cuya tonalidad oscila entre marrón claro y negro. Su gravedad depende de la exposición solar recibida.

 

melasma & solar lentigo

melasma & solar lentigo

 

Hoy en día, gracias a los avances en tratamientos estéticos y dermocosmética, estas manchas se pueden atenuar considerablemente o incluso hacerlas desaparecer por completo.

Además de ser más comunes en piel oscura, también son más difíciles de tratar en estos tonos de piel.

 

CONSEJOS DE PREVENCIÓN

Para reducir la probabilidad de sufrir manchas oscuras y prevenir que se acentúen, lo mejor es utilizar crema solar cada día, incluso cuando el sol no es tan fuerte.

FOTOTIPO DE PIEL

Tal y como se menciona más arriba, los tonos de piel más claros producen menos melanina, por lo que necesitan un FPS más alto. Los fototipos I y II (piel clara) deben, preferiblemente, evitar exposición directa al sol y utilizar SPF 50+ durante todo el verano. El fototipo III debe utilizar 50+ cuando el sol el extremo y pueden reducir a FPS 30+ en condiciones más suaves. Los fototipos de IV a VI pueden utilizar de SPF 25 a 30 para ir a la playa y niveles más suaves cuando la radiación UV no es tan fuerte.

Además, como la cara es la parte del cuerpo más expuesta, recomendamos a todos los fototipos de piel llevar un envase pequeño de FPS 50+ en el bolso durante todo el verano para proteger las áreas más cruciales cada día, y usar una pamela o gorra si estamos expuestas al sol por largo tiempo.

Para más información sobre tu fototipo de piel y el FPS a utilizar, échale un vistazo a uno de nuestros previos post aquí.

 

ENTORNO

El destino de tus vacaciones es también un factor esencial que tomar en cuenta antes de elegir tu crema solar.

Si vas a la montaña debes saber que el sol se vuelve más dañino con la altura. Según la Organización Mundial de la Salud (WHO) por cada 1000m de altura el nivel UV aumenta un 10%. Los filtros físicos son altamente recomendables en este caso.

Si vas a la playa reaplica la crema solar cada dos horas, incluso en días nublados, y recuerda que la radiación es más fuerte en países cerca del ecuador.

Muchas superficies reflejan la radiación solar haciéndola más peligrosa para la piel humana.

Mientras el césped, suelo o agua reflejan menos de un 10%, la arena puede reflejar sobre un 15%, y la espuma del mar un 25%. La nieve es, sin lugar a dudas, el reflector más potente, pudiendo doblar los efectos dañinos de los rayos UV.

Si eres un/a amante de las actividades en el exterior, lo ideal es tener diferentes cremas solares para las diferentes circunstancias. Recuerda que los filtros físicos, aunque más visibles, son más efectivos.

 

Tags

Contacta con nosotros si deseas información detallada

¿Hablamos?

top